#NYFW FW 16/17. Part I

Empieza otra vez el ritmo frenético de los desfiles de moda que nos llevarán desde Nueva York a París, pasando por Londres y Milán. Parece que fue ayer cuando estábamos en la pasada edición ¿verdad?

Como siempre, todo arranca en la ciudad de Nueva York que se encuentra estos días sumida en una ola de intenso frío, llegando a registrarse temperaturas de -15ºC. Pero, sinceramente, pagaría ese precio por poder asistir. Pero mientras, me conformo con ser participe de las colecciones para el próximo otoño-invierno 2016/2017 a través de la pantalla de mi ordenador.

Aquí os va un primer resumen de lo que más me ha gustado, de una NYFW, de momento, bastante descafeinada. Parece que seguirá la estela de la Alta Costura de hace unas semanas...

Siempre es uno de mis preferidos porque me encanta la filosofía con la que entiende la moda. Jason Wu huye de artificios, le gusta la simplicidad, las cosas atemporales y elegantes. en definitiva, la buena costura de un traje. Porque de nada sirve que sea un diseño de lo más espectacular y vanguardista si no prestas atención a lo que, verdaderamente, debería prestarle un diseñador: la calidad de los materiales, el corte y la confección.



La colección de Altuzarra al primer vistazo parecía influenciada por la década de los 80 en la silueta y cierta estética punk , pero una vez que profundizabas en ella encontrabas detalles folk. De primeras estas dos ideas parece que no son conjugables, pero Joseph Altuzarra lo ha conseguido de forma brillante, con una colección tremendamente elegante y con una línea diferente.



Durante los primeros días de la NYFW pudimos ver el show (pero show tomado como algo malo) que propuso Kanye West para su línea Yeezy en la que su familia política, el clan Kardashian, entró en escena como protagonistas absolutos. En aquel momento me acordé de Victoria Beckham y su evolución sensata, con su familia siempre en primera fila pero sin estridencias: apoyo incondicional y protagonismo a quien debe ser. Siempre me repito cuando hablo de Victoria, pero no pensaba cuando comenzó su andadura que iba a tomarse las cosas tan en serio, que iba a crear una marca sólida, incluso con señas de identidad propias, como la manera de llevar un bolso o cortes en ciertas prendas. Victoria ha vuelto a sorprenderme para bien, con una colección bonita, con muy buena costura, unos abrigos preciosos, volumen en las prendas y estampados de cuadros y rayas.



Me encantó la especie de cuento invernal que parecía esconderse tras la propuesta de Prabal Gurung. La paleta de colores era mágica y funcionaba a la perfección, especialmente en los vestido y abrigos. Me gustaron especialmente las prendas en blanco, porque es un color poco usual en las prendas invernales.



Créditos: Vogue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!